Temas de Interes
El hombre es capaz de conocer y amar a Dios (Compendio)

Dios mismo, al crear al hombre a su propia imagen, inscribió en el corazón de éste el deseo de verlo.
Aunque el hombre a menudo ignore tal deseo, Dios no cesa de atraerlo hacia sí, para que viva y encuentre en Él aquella plenitud de verdad y felicidad a la que aspira sin descanso. (n. 2)
 
Por eso el hombre, por naturaleza y vocación, es un ser esencialmente religioso, capaz de entrar en comunión con Dios.
Esta íntima y vital relación con Dios otorga al hombre su dignidad fundamental. (n. 2)
 
El hombre puede conocer a Dios con la sola luz de la razón a partir de la Creación, esto es, del mundo y de la persona humana, el hombre, con la sola razón. Puede conocerlo con certeza como origen y fin del universo y como sumo bien, verdad y belleza infinita. (n. 3)
 
Aunque basta la sola luz de la razón para conocer el misterio de Dios. Sin embargo encuentra muchas dificultades.
Además no puede entrar por sí mismo en la intimidad del misterio divino. (n. 4)
 
Dios, para suplir esas dificultades, ha querido iluminar al hombre con su Revelación, que abarca dos tipos de verdades:
1. Las que superan la comprensión humana, y
2. Las verdades religiosas y morales, que, aun siendo de por sí accesibles a la razón, de esta manera pueden ser conocidas por todos sin dificultad, con firme certeza y sin mezcla de error. (n. 4)
 
 
(Los números corresponden a los del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica)